03.07.2019

Evaluación de lípidos con o sin ayuno

Los resultados de este estudio sugieren que implementar la estrategia de tomar las muestras de sangre sin ayuno sería altamente efectiva y ofrecería muchas ventajas.


El ser humano se encuentra la mayor parte de su vida en un estado de no ayuno, por lo tanto, éste es el más representativo de su fisiología. De todas maneras, las muestras en ayunas han sido el estándar para la medición de perfiles lipídicos que se solicitan habitualmente en la práctica clínica.

Estudios recientes sugieren que luego de un ayuno de 8 a 12 horas, los efectos posprandiales no debilitan, e incluso pueden fortalecer la asociación de riesgo entre lípidos y aterosclerosis cardiovascular. Múltiples informes de estudios prospectivos bien realizados han encontrado asociaciones de riesgo similares para los niveles de lípidos en ayunas y sin ayuno.

Guías recientes recomiendan no realizar ayuno para el testeo de rutina de los niveles de lípidos, en base a comparaciones realizadas en poblaciones que realizaron o no ayuno. No obstante, ningún estudio previo ha examinado la asociación entre los resultados cardiovasculares y los niveles de lípidos en ayunas o no ayuno medidos en los mismos individuos.

Para investigar lo anterior, se realizó un análisis post hoc y seguimiento a partir del estudio Anglo-Scandinavian Cardiac Outcomes Trial–Lipid Lowering Arm (ASCOT-LLA). Se tomaron los datos de 8270 individuos en quienes se realizó un dosaje de lípidos en ayunas y sin ayuno al inicio de ese estudio.

El objetivo de este estudio es comparar la asociación de los niveles de lípidos en ayunas y sin ayuno con resultados coronarios y vasculares y evaluar cuándo la estrategia de no ayunar en lugar de ayunar para medir lípidos podría resultar en una clasificación errónea del riesgo de los individuos estudiados para iniciar terapia con estatinas. Se realizó un seguimiento de estos pacientes durante 3 años. Las fortalezas de este estudio incluyen que los niveles de lípidos en ayunas y sin ayuno fueron tomados en los mismos individuos con 4 semanas de diferencia.
El punto primario evaluado fueron los eventos coronarios mayores (infarto de miocardio no fatal y enfermedad coronaria cardíaca). El segundo elemento evaluado fueron los eventos ateroescleróticos cardiovasculares.
De los 8270 pacientes evaluados las muestras que fueron tomadas sin ayuno tenían un aumento modesto del valor de triglicéridos y un nivel similar de colesterol en comparación con las muestras tomadas en ayunas.  La asociación de niveles de lípidos tomados sin ayuno con eventos coronarios fue similar a la encontrada en niveles de lípidos obtenidos de muestras en ayunas.
La concordancia de los niveles de lípidos en ayuno y sin ayuno para clasificar a los participantes en categorías adecuadas de riesgo ateroesclerótico cardiovascular fue muy elevado (94,8%)

Los resultados de este estudio sugieren que implementar la estrategia de tomar las muestras de sangre sin ayuno seria altamente efectiva y ofrecería muchas ventajas para el screening de riesgo cardiovascular y decisiones de tratamiento, incluyendo el inicio de del tratamiento con estatinas o antihipertensivos.

Mas allá de estos resultados, estudios recientes sugieren que ayunar para el dosaje de lípidos en sangre podría ser peligroso para los adultos mayores, o para pacientes con diabetes que utilizan hipoglucemiantes. Aproximadamente 1 de 4 individuos con diabetes ha reportado eventos relacionados a hipoglucemia durante estas pruebas. Estos pacientes no son reportados, menos aún contabilizados y suman morbilidad al individuo. Es por esto también, que poder tomar una muestra de sangre sin necesidad de que sea en ayunas tiene elevadas ventajas.


Cita: Association of Nonfasting vs Fasting Lipid Levels With Risk of Major Coronary Events in the Anglo-Scandinavian Cardiac Outcomes Trial–Lipid Lowering Arm Samia Mora, C. Lan Chang, M. Vinayaga Moorthy, PhD1; et al .JAMA Intern Med. Published online May 28, 2019
Link: https://jamanetwork.com/journals/jamainternalmedicine/article-abstract/2733560